viernes, 2 de noviembre de 2012

Rufina la burra

Rufina era una burra que quería ser famosa, un día pasó el circo por donde ella vivía, Rufina vio una cebra y quiso ser como ella.
Rufina la burra


Rufina la burra Un día mientras pintaban la cerca, se recargó sin hacer ruido. Así cuando su dueño pasó la brocha, pasó pintando a Rufina, entonces cuando terminó ella pensó: “¡Que hermosa soy! ¡Soy una cebra!”.
Rufina la burra Esa noche se escapó de su corral y se fue al circo, ella se imaginaba en la marquesina: Rufina la cebra bailarina y comenzó a correr tejiendo sus sueños en su cabeza.
Rufina la burra De pronto una gota de agua le cayó en su nariz, empezó a llover y Rufina buscó un refugio. Pero fue en vano… le lluvia la despintó su rayas blancas.
Rufina la burra Cansada, triste y mojada regresó a su corral.
Rufina la burra Ahí le contó a Pánfilo un burro amigo lo que le sucedió “¡Pero que ocurrencia tuya de querer ser cebra, si tu eres bonita!” Y los dos comenzaron a reír de alegría.